Hace 10 años, mi vida dió un giro 360 grados a mi realidad.

colectivo piecitos

Decidí aventurarme un fin de semana a la convocatoria realizada por un Techo para mi país (por esos años),actualmente TECHO PERÚ , para construir casas pre fabricadas en las comunidades afectadas por el reciente Terremoto en Ica en Agosto de 2007, bastó solo esos dos días para conocer la realidad que muchos jóvenes ignorábamos . La pobreza y la desigualdad al frente de mis ojos.

Los niños y adultos de las comunidades caminaban por varias horas para llegar a las escuelas, hospitales y centros básicos para la comunidad, nunca sentí tanta hospitalidad y humildad sincera de parte de los beneficiados y lo mejor de todo, lo que me tocó el corazón, la honradez a pesar de tan necesidad.

Desde ese momento mi visual del hacer algo por los demás, cambió.
Al año siguiente participé de KURAME, alrededor de tres años fui voluntaria de hospital.
Tras esas dos grandes experiencias, a la par con mi vida universitaria. Un grupo de amigos con los que hacíamos campañas cotidianas nos sumergimos en un Proyecto que años después tendría grandes frutos… COLECTIVO PIECITOS.

Entre el 2011 y 2015 beneficiamos a varias comunidades y albergues; con campañas de salud, escolar, friaje y Navidad en Lima y Arequipa. El plus de ello era pasar una mañana con los pequeños, dar charlas a los papis o un compartir con ellos.
Siempre he creído que un país con buena calidad educativa al alcance de todos es parte de la solución para el crecimiento.

Hace un año, decidimos reafirmar nuestro compromiso con la educación y es por ellos que buscamos la oportunidad de tener un espacio donde dictar nuestro primer Taller.
En el verano del 2016, regresé a TECHO tras una convocatoria para la coordinación de Proyectos Comunitarios, me gané el puesto voluntario por algunos meses. Aprendí demasiados esos meses, conocí gente maravillosa y lo más grandioso encontré la oportunidad que estaba esperando nuestro Primer Taller como alianza con esta organización, Trabajo en Red.

Tras casi 6 meses de arduo trabajo, al fin teníamos un equipo conformado por personas interdisciplinarias que confiaron en mi para lo que les encomendé; tuvimos nuestras primeras inducciones que las di bastante nerviosa, con la voz entrecortada, el corazón a mil y los ojos aguaditos, esperando un buen resultado con la convicción de convencer a un grupo de jóvenes que se unieran a nuestras filas y crean en el granito que cada uno de ellos aportaban a la organización, a los niños y al compromiso con la educación de nuestro país. Y así es como en junio empezamos con Lee Conmigo en la Biblioteca de la Comunidad Villa Hermosa en San Juan de Miraflores, con muchos niños, voluntarios, coordinadores en el equipo y con todas las ganas del mundo por seguir creciendo.
Nuestra primera experiencia fue extraordinaria, los niños lo mejor.

En Agosto teníamos más voluntarios y otros dos espacios con talleres educativos, EDUCA PIECITOS.
La Casa Ronald McDonald´s en Jesús María y el Colegio Rinconada en San Juan de Miraflores un reto muy grande pero con las mismas ganas de siempre.

De hecho en algún momento me pregunté: Es en serio en lo que me he metido?
Ya que para esos días tenía universidad, trabajo y Piecitos como responsabilidad inmediata. Terminaba muerta, mi familia y amigos un poco resentidos por no dedicarles tiempo, pero como me veían feliz, con el tiempo lo entendieron. Todo lo valía y no había nada más reconfortante que ver a mis niños semana a semana.

El 2016 trajo consigo muchos retos, responsabilidades, amigos, alianzas. Todos los días aprendíamos algo nuevo que debíamos mejorar para el siguiente tramo del camino.

Este año tenemos mil retos más, para ello seguimos trabajando día a día, y porque no me rindo? Porque creo en lo que hago, con errores, aciertos, tropiezos, triunfos, alegrías, sonrisas y todo lo que trae este Proyecto, lo más importante es llevar un granito a estos niños, darles la oportunidad que se merecen y que tengas las mismas oportunidades que todos.